2 dic. 2010

3.

El piso de Valencia es diferente. Tiene un pasillo muy largo y todas las paredes blancas, de las que pican. En el salón hay una mesa para cinco, una televisión que no funciona y dos puertas. En la cocina todo está dividido, los estantes de los armarios y de la nevera pertenecen cada uno a un comiente (persona que come). Los baños, en el pasillo, están muy juntitos, tanto, que si no hay toalla en uno, puedes ir a secarte con la del otro sin que se te caigan gotas al suelo –en serio.
Los domingos, y también algunos sábados, comemos con los vecinos; nosotros, los del piso diferente, nos sentamos en nuestro salón para cinco, y la familia feliz del piso de al lado, en el suyo. Estoy segura de que su salón es de para más, diría que para 300 ó 350 familiares. Son muy simpáticos, les llamamos la familia feliz porque siempre cantan y se dicen cosas bonitas, y decimos que comen con nosotros porque la pared que nos separa es tan fina como por ejemplo, una hoja de lechuga.
Me gusta el piso de Valencia, aunque sea diferente, porque entre tanto vecino y tantas toallas descolocadas hay un pequeño detalle que me hace recordar otras casas en las que ya he vivido antes o que me conozco muy bien: en los baños sigue habiendo más cepillos de dientes que personas que viven en la casa.

6 comentarios:

  1. "porque la pared que nos separa es tan fina como por ejemplo, una hoja de lechuga."
    Laura, empiezo a pensar que serías genial escribiendo cuentos para niños! (y para adultos que han olvidado su infancia)

    ResponderEliminar
  2. M'encanta com et fixes en els petits detalls. Al meu pis de València també hi ha més raspalls de dents que persones, com a casa. Per què sempre passa això?

    ResponderEliminar
  3. OH! en mi casa siempre hay más cepillos de dientes que personas viviendo, también :O!
    ...y no se me había ocurrido pensar en lo que mola eso ^^
    me encanta la idea de comer con otra familia separados por una pared-lechuga.
    me encanta cómo este blog es tan... tuyo :)

    ResponderEliminar
  4. Laura es tan increíble como genial.

    ResponderEliminar
  5. jajaja primero me he ruborizado, porque he pensado que me había dicho yo eso a mí misma (al ver "violeta":P,) luego me he ruborizado más porque he entendido que eso era imposible y que en realidad me lo decías tú (qué corte, jiji, joo.. qué bonito, qué cosa :) qué alegría que digas eso tú para mí.. =)

    ResponderEliminar